Artículos etiquetados con: fotocelulas

07Agosto

La importancia de instalar sistemas de seguridad en las puertas de garaje. Parte 2

    Las fotocélulas detectoras de obstáculos, tienen un componente de seguridad muy alto, pues detienen de forma inmediata la maniobra de cierre de la puerta de garaje y además, se retraiga en caso de que disponga de motores encoder. Supone una gran ventaja, imagínese que el coche se cala en medio de la puerta mientras se cierra o tiene que detenerse por una emergencia, o en ese momento se cruza un peatón, bicicleta, etc., mientras se cierra...

    Los motores con mandos con sistema anti pánico has supuesto una verdadera innovación en la seguridad. Este sistema de seguridad anula la señal de todos los mandos mientras una puerta se abre, impidiendo así que por error, apretemos un botón ordenando a la puerta de garaje que se cierre y por lo tanto eliminando el riesgo de impacto.

    Los accidentes con puertas de garaje, si los motores son de calidad y están provistos de sistemas internos de regulación de fuerza, anti aplastamiento y sistema encoder (al tocar obstáculo se retraen), no suelen ser graves, ya que el golpe a una persona adulta será medianamente leve, en el caso de los niños las lesiones pueden ser más graves.

    Unos consejos importantes a tener en cuenta: si vemos que la puerta de garaje se está moviendo no hay que intentar pararla metiendo el morro del coche, pues lo más probable es que no lo consigamos. Si la puerta de garaje no está protegida con fotocélulas o bandas sensibles, y el coche se encuentra en el recorrido de la puerta no lo muevas. Intenta darle al mando, pero jamás, quieras ser más rápido que la puerta.

    No ahorréis en seguridad, las normas están para cumplirlas.

    Para más información puedes consultarnos a través de nuestra página web www.puertasautomatic.es estaremos encantados de poder ayudarte a elegir el mejor sistema de seguridad para tu puerta de garaje.

Publicado en Noticias

03Agosto

La importancia de instalar sistemas de seguridad en las puertas de garaje. Parte 1

    Uno de los requisitos más importantes en los sistemas de seguridad de las puertas de garaje son las fotocélulas detectoras de obstáculos y los avisadores luminosos de apertura y cierre de las puertas. Independientemente de que la instalación de la puerta de garaje la hagamos nosotros o un técnico, lo primero que debemos tener en cuenta es la seguridad de quienes van a usar nuestras puertas, los que van a estar cerca de ellas, y de nosotros mismos.

    Muchos usuarios a la hora de instalar un automatismo, intentan hacerlo de la forma más económica posible, y eso perjudica tanto a la durabilidad y funcionalidad del motor, tanto como a la seguridad que se reduce drásticamente, aunque sea un punto sumamente importante ya que la puerta de garaje se convierte en un elemento ciertamente peligroso en el día a día. Por mucho cuidado que tengamos a la hora de abrir la puerta de garaje, siempre pueden ocurrir accidentes.

    Esta es la verdadera y más importante razón a la hora de decidir instalar sistemas de seguridad como fotocélulas, bandas, avisadores luminosos, motores encoder, mandos con sistema anti pánico,... Desde PuertasAutomatic queremos explicaros los sistemas de seguridad más utilizados para las puertas de garaje.

    Los avisadores luminosos, a pesar de su bajo coste, son uno de los elementos de seguridad más valorados, sobre todo por terceros. Advierten de que una puerta se está moviendo, y por lo tanto, los peatones y otros vehículos pueden prepararse para tomar las medidas necesarias ante la entrada o salida de un vehículo, o el propio movimiento de la puerta. Este sistema de seguridad es tan valorado que incluso en la mayoría de ayuntamientos es obligatoria su instalación para regular el tráfico en las salidas y entradas de garajes en las aceras, o en zonas rurales, para advertir a los que circulas por el camino o carretera de que un vehículo puede salir, etc.

Publicado en Noticias

13Junio

Fotocelulas de seguridad para puertas de garaje

    Cualquier puerta automática conlleva un peligro, por eso a la hora de la seguridad no deben existir dudas de si colocar fotocélulas pues la puerta es utilizada por personas. Las fotocélulas son el elemento de seguridad más utilizado en puertas de garaje pues son muy efectivas y además fáciles de instalar.

    Su funcionamiento se basa en un haz infrarrojo. Existen dos tipos de fotocélulas, las de espejo catadióptrico y las de emisor/receptor. Las primeras, lanzan un rayo infrarrojo, este rebota en el espejo y vuelve a la fotocélula, si ese rayo no vuelve a la fotocélula se considera que hay un obstáculo y por lo tanto se envía la señal al motor para que actúe en consecuencia. Este tipo de fotocélulas tienen el inconveniente de que al colocarlas en el exterior, la humedad, la lluvia y otros factores puedan empañar el espejo y provocar que no rebote el haz infrarrojo correctamente, detectando así un obstáculo.

    Las fotocélulas de emisor/receptor se componen de 2 partes, el emisor envía el haz infrarrojo y el receptor lo recoge y da la señal al motor en caso de que se interrumpa el rayo. Se pueden colocar en el exterior ya que no le afecta la lluvia, la humedad ni nada. El pequeño inconveniente es que hay que llevar cable hasta los dos componentes aunque también hay fotocélulas que funcionan a pilas que duran aproximadamente dos años.

    Es conveniente instalar fotocélulas, aunque el garaje solo sea utilizado por una persona, siempre puede ocurrir un accidente y de esta manera puedes evitarlo. En el caso de garajes comunitarios donde el tráfico es más elevado, habitualmente el motor suele estar programado para que la puerta se cierre automáticamente al cabo de un tiempo ya que mucha gente sale del garaje y se olvida de cerrar con el mando. En este caso, más que en ninguno, es obligatorio colocar fotocélulas u otros sistemas de seguridad, ya que la puerta de garaje se cierra sola y sin supervisión.

Las fotocélulas están diseñadas como sistemas de seguridad, los espacios más importantes a cubrir son:

  • El hueco de paso.
  • El hueco tras la puerta en la apertura, siempre que exista riesgo de atrapar a una persona.
  • El barrido de la puerta, por ejemplo en puertas batientes o basculantes.

Publicado en Noticias