21Agosto

Puertas de garaje y sistemas de seguridad. Parte 1

    Hoy y a lo largo de varios artículos queremos hablaros de las diferentes posibilidades de puertas para garaje de las que podéis disponer, independientemente de que la puerta sea individual o colectiva y de los sistemas de seguridad más adecuados.

    Debido a la creciente demanda de aparcamientos en las ciudades, los garajes subterráneos y comunitarios tienen cada vez más importancia. Este tipo de garaje nos los encontramos principalmente en edificios mixtos de viviendas y locales comerciales. Por eso es importante que la instalación de la puerta funcione de una forma silenciosa.

    Nuestros sistemas de puertas para garajes son muy silenciosos en todas sus fases de apertura y cierre gracias a us función de arranque y parada suaves. Por ejemplo nuestras puertas basculantes son extremadamente silenciosas, de marcha suave y exenta de mantenimiento, por lo que el ahorro para la comunidad es importante. Nuestras puertas basculantes os ofrecen una rentabilidad óptima, seguridad de funcionamiento y durabilidad, así como una elevada estabilidad de marcha incluso con una frecuencia de uso alta.

    Las puertas basculantes os ofrecen un sinfín de posibilidades en cuanto al acabado se refiere, pudiendo elegir entre los diferentes colores que hay e incluso personalizarla con una puerta de peatón por ejemplo.

    Cada puerta de garaje debe tener el mejor automatismo. Si la puerta de garaje es grande, pequeña, pesada, ligera, nueva o levemente vieja. Si quiere que la puerta funciones a través de la conexión clásica de corriente, o de fuentes de energía alternativa o manejarla lo más rápido posible, en Puertasautomatic encontrarás la mejor solución en automatismos.

    Cualquiera que sea el sistema de apertura, es importante prestar atención a la seguridad a la hora de elegir la puerta de garaje para evitar aplastamientos tanto de personas como del propio vehículo. Lo normal es que sean las fotocélulas las encargadas de ese cometido, anulando el cierre o apertura cuando se invade el campo de acción del infrarrojo.

    También hay automatismos que llevan incorporados sistemas anti aplastamiento por sensibilidad amperométrica, cuando encuentra un obstáculo, la resistencia hace que el motor aumente su consumo eléctrico e invierta la orden de cerrar. Es el mismo sistema por el que no te puedes pillar los dedos con los elevalunas del coche. Aunque dispongan de estos sistemas de seguridad, todas las puertas de garaje deben incorporar un accionamiento manual para los momentos en los que pueda fallar el suministro eléctrico o no funcione la instalación.

Posted in Noticias

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.